“Todavía estoy  vivo, aún no he muerto.¨Image

Me encontré con un excelente profesor  que tuve en la universidad, y esto fue lo que me comento:

“Todavía estoy  vivo, aún no he muerto.¨ Entonces, ¿Por qué me hacen invisible?

Tengo 75 años, estoy totalmente sano, bueno con alguno que otro achaque muy menor, y estoy totalmente lúcido, con toda la experiencia de vida  que he ido acumulando. Soy profesionista. Mi vida la he dedicado completamente a mi carrera.

Y aunque  recibo mi pensión, hoy necesito más dinero en  mi vida, porque  ahora es cuando hay  que hacerse más estudios médicos, análisis, medicinas,  y cuando menos tengo.

 

El gobierno ha tomado buenas medidas para ayudar a la gente mayor, pero, el dinero no me alcanza. El sector salud no me proporciona la atención médica de calidad,  por eso tengo  que acudir a veces a médicos particulares. Mis hijos,  bueno, ellos apenas tienen para vivir y me ayudan en la medida de lo posible.

 Entonces decido trabajar nuevamente, no tan sólo quiero tener más dinero, también quiero dar de lo mucho  que he aprendido, quisiera enseñar, a quien quiera aprender algunos atajos en su carrera profesional y en su vida; pero no veo oportunidades de trabajo para mí. Yo soy profesionista  con una larga carrera, y no voy a trabajar guardando mandado u otras formas  que plantean, y no lo digo porque sea malo o indigno trabajar de cualquier manera, sino porque pareciera que mi pasado no existiera y no fuera tomado en cuenta para  que haya trabajos para nosotros.

Sé que se está luchando para   generar conciencia sobre lo que comento del trabajo; sin embargo, en esta época de  campañas electorales, no he escuchado  que se haga algo más efectivo por nosotros. Los niños son el futuro, está bien,  los jóvenes, pero nosotros seguimos vivos y todavía tenemos mucho que dar. Queremos trabajos dignos, que tengan que ver con nuestra profesión.

La situación de mi amigo es un tanto diferente: “Yo he trabajado casi toda mi vida, pero no soy pensionado ni jubilado, también soy profesionista, y no tengo hijos.

La ayuda del gobierno es como un complemento muy mínimo, pero yo no tengo trabajo el día de hoy. No hay un solo lugar en México  que me dé el trabajo  que merezco de acuerdo a mi historial. Al igual  que mi amigo, también soy fuerte y lúcido, tengo 72 años.

¿Por qué nos  arrinconan y nos estereotipan? Yo también estoy vivo.

¿Qué ha cambiado en mí? Sólo mi aspecto. Tengo tanta experiencia laboral y de vida. Veo cosas  que podría ayudar a modificar, pero, literalmente nos desperdician.  Podría tanto ayudar a mi país.

 

Le pido a mi país, México  que escuchen a los que apenas susurran porque ya no tienen mucha voz. Pedimos mayor calidad en los servicio que ofrece el gobierno, no sin antes estar agradecidos de lo que hasta hoy se ha avanzado.

Tenemos una ley, LEY DE LOS DERECHOS DE LAS PERSONAS ADULTAS MAYORES, de acuerdo al artículo 5º,  tenemos protegidos derechos  muy importantes, entre ellos:

  • A la  integridad, dignidad y preferencia.
  • A certeza jurídica.
  • A la salud, la alimentación y la familia.
  • A la educación.
  • Al  trabajo.
  • A la asistencia social.
  • A participar en la planeación integral del desarrollo social.
  • A la denuncia popular.
  • Al acceso a los Servicios.

 Queremos trabajo de calidad, opciones de calidad, tal  como lo dicen nuestros derechos.

http://www.inapam.gob.mx

 

“Todavía est…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s